miércoles, 22 de abril de 2015

Llamando a sus discípulos

Mateo 4.19: "Vengan, síganme --les dijo Jesús--, y los haré pescadores de hombres." (Otra versión: "Jesús les dijo: «Síganme. En lugar de pescar peces, les voy a enseñar a ganar seguidores para mí.»")
Jesús llama a los primeros cuatro de sus discípulos. Primero, a Pedro y Andrés, y después, a Jacobo y Juan. Jesús no los llamó desde lejos, y tampoco mandó a alguien a llamarlos, sino que bajó hasta la playa, al lugar donde ellos estaban, a llamarlos personalmente. ASÍ NOS LLAMA DIOS A NOSOTROS, EN EL MISMO LUGAR DONDE NOS ENCONTREMOS. Los cuatro pescadores estaban en un día normal haciendo lo suyo, que era algo bueno y lícito como lo es el trabajo. Pescaban y arreglaban sus redes. Sin embargo, ante el llamado del Señor, ellos decidieron seguirlo tomando una decisión mucho mejor. La Biblia dice que, en el caso de Pedro y Andrés, "Ellos, dejando al instante las redes, le siguieron", y en el caso de Jacobo y Juan, "ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron". La primer lección es la RESPUESTA INMEDIATA DE OBEDIENCIA AL LLAMADO DE JESÚS que ellos tuvieron. La segunda, es que HAY QUE DEJAR COSAS ATRÁS. A veces, son cosas que no convienen. Otras, son cosas lícitas, pero que pueden causar, si estamos muy pendientes de ellas, que nos distraigamos de la obra a la cual Dios nos llama. Esas cosas pueden ser diferentes en cada uno. Pedro y Andrés dejaron sus redes, su fuente de trabajo. Jacobo y Juan dejaron su barca y a su padre, su sustento y su familia. ¿QUÉ TENGO QUE DEJAR YO PARA IR EN POS DE JESÚS? ¿QUÉ ME ESTÁ DISTRAYENDO PARA QUE NO LO SIRVA COMO DEBO?
Los cuatro dejaban su vida conocida y rutinaria para echarse a andar por un camino incierto y desconocido para ellos ¿CONFÍO YO EN EL SEÑOR, Y LO SIGO AUNQUE NO SEPA QUÉ PUEDE VENIR EN MI VIDA?
El llamado de Jesús fue hermoso: "Vengan en pos de mi, y yo los haré pescadores de hombres." El llamado fue:
- Una invitación a un cambio radical de vida.
- Fue adaptado por el Señor a términos familiares para ellos, para que pudieran entender. Les habló de pesca, comparándolo con la predicación. Así nos habla claramente también a nosotros.
- Fue una invitación a seguirlo. No les dijo "vayan", sino "Vengan, síganme". Siempre que Él nos pide algo, nos marca el camino con su ejemplo primero.
- Fue un desafío a llevar el mensaje de salvación a un mundo en oscuridad: "Pescar" hombres y mujeres para vida eterna.

V.P.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario